Una velada con una acompañante de lujo, toda una experiencia

Las prisas nunca fueron buenas consejeras, y disfrutar de la compañía de las acompañantes de Madrid, es merecedora de gozarlo con tranquilidad, con calma, saboreando cada minuto, y sobre todo las mil y una sensaciones que nos pueden provocar un encuentro de estas características.

Las tarifas, suelen ser incluso menores que si el cliente desea esa compañía por horas, y por lo tanto el reloj nunca estará presente en lo que llamamos una experiencia que es esencial disfrutar con calma.

En una cita habitual, donde se comienza por una romántica cena para conocerse mejor, una copa para terminar de desinhibirse y luego la obligada llegada al hotel, entran en juego todos los elementos del cortejo más tradicional.

La confianza obtenida durante el disfrute de una cena tranquila, o en los momentos de brindar posteriormente, crean el clima idóneo para una cercanía que no tiene nada que ver con un conjunto de horas más limitadas.

 

Disfrutar de la compañía antes que del sexo

 

Estos preliminares son parte de la diversión, no es sólo el sexo lo importante, sino el broche final. El momento en que los deseos se llevan a la practica pero ya con una cierta confianza.

Para muchos hombres disfrutar de una velada de estas características, donde la acompañante va vestida para la ocasión, guapa y elegante, donde además tomar una copa suele ser el momento de las risas y el buen humor y en el posterior desenlace más intenso, más intimo y mucho más de amantes que de otra cosa, su ego sube por las nubes. Lo que el beneficio tanto para su salud mental es tan placentero como la compañía de la escort.

Es aquí donde radica el servicio que ofrece una acompañante de lujo a diferencia de miles de chicas que se anuncian como escorts sin tener en cuenta que precisamente es el saber estar, la presencia y la educación lo que hace posible que un hombre pase una noche completa en la mejor de las compañías.

La educación, la discreción y tener una conversación amena, junto con ser una chica atractiva y no vulgar, son las claves para que la compañía sea precisamente el mejor de los placeres de los que puede disfrutar un hombre.

Y es que a veces con la clase, con el glamour se nace, no se aprende y solo ellas son las indicadas de hacer que una noche en su compañía sea un compendio de sensaciones que difícilmente quien haya requerido de su compañía, las olvide fácilmente.

Carla Mila

http://www.carlamila.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *