Tener sexo con un negro. Fantasía sexual

Tener sexo con un negro. Fantasía sexual

Negro, de color, afroamericano, africano, no sabemos que término no hiere sensibilidades, pero el hecho de tener sexo con un negro, se ha convertido en una de las mayores fantasías de las mujeres europeas.

Atraídas por las experiencias de otras mujeres y a sabiendas de que son hombres con unas dimensiones de pene más que considerables, muchas optan por dar rienda suelta a su imaginación e intentar tener sexo con un negro.

Pero a ellos les ocurre lo mismo, la mujer europea también es totalmente diferente frente a sus conciudadanas. Las ven con el mismo morbo y deseo que las mujeres blancas los ven a ellos.

No hay que olvidar que no sólo su pene puede ser atractivo, sino que su complexión suele ser atlética, hombres de ébano altos, musculosos, con unos labios más que sugerentes y con la ya ganada fama de ser altamente activos en la cama.

Además la raza no supone diferencias algunas en todos los sentidos de la vida. No por tener un color de piel diferente al nuestro, nadie es distinto. Vaya todo ello por delante. Por lo que hablamos de sexo con negros al igual que lo haríamos de sexo con rubios. Pero si hay algo en ellos, que está más que demostrado que levanta las pasiones de quienes desean una cita sexual con un hombre de color.

Sin embargo en el mundo del sexo de pago, tener sexo con un negro a veces no es de grata experiencia. Muchas escorts de lujo temen lo que otras desean, sus grandes miembros. Y es que a pesar de estar acostumbradas a todo tipo de hombres, hay servicios que les cuesta hacer más que con otros. Por ejemplo el sexo anal, puede ser un problema y en algunos casos hasta el vaginal.

Lo saben por experiencia, ya que a ellas en su día también les produjo morbo tener sexo con un negro, pero a la hora de atender a un cliente de color, suelen andarse con pies de plomo.
No lo rechazan, nunca, sería algo descortés y un poco racista. Pero no falta nunca un diálogo previo donde parar es parar, en caso de que el daño supere al placer.

Carla Mila
http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *