Squirting y eyaculación femenina ¿Mito o realidad?

Squirting y eyaculación femenina ¿Mito o realidad?

Hasta hace unos años apenas conocíamos el significado de la palabra squirting, incluso no lo habíamos visto nunca. Ha sido el cine porno el encargado de mostrar al mundo esos grandes chorros de líquido que emanan muchas mujeres teóricamente coincidiendo con un placentero orgasmo.

Pero la preguntas que nos hacemos son varias, ¿son sinónimos realmente el squirting y el orgasmo femenino? ¿qué es en realidad ese líquido que expulsan las mujeres que lo experimentan? ¿por qué tan sólo son algunas las que pueden llegar a realizarlo?

Siempre ha existido una gran controversia al respecto. Pero en primer lugar comentar que son dos tipos de orgasmo totalmente diferentes por completo que se producen durante las relaciones sexuales.

El más común desde luego es donde se segrega una especie de líquido traslucido de color blanquecino, que suele quedarse en el interior de la vagina y llegar a confundir con el propio jugo segregado durante la excitación. Por lo general es poco abundante, a veces cantidades mínimas.

Está más que comprobado científicamente que se segrega en las llamadas glándulas de “Skene”, lo que en realidad es la próstata femenina, con la curiosidad de que su composición es muy parecida a la del semen masculino.
Pero otra cosa bien distinta es el llamado squirting, una eyaculación caracterizada por la expulsión a chorros de cantidades indigentes de líquido. Algo por supuesto mucho menos frecuente de lo que nos quieren hacer ver.

Pero la ciencia a querido separar este misterio, este paralelismo entre los dos tipos tan distintos de orgasmos femeninos.

En unas pruebas realizadas los autores observaron que el líquido abundante y transparente durante la expulsión violenta tipo squirting contenía urea, ácido úrico y creatinina, y que por tanto era orina diluida proveniente de la vejiga y “eyaculada” debido a la relajación muscular durante el orgasmo. Es decir nada similar al orgasmo más tradicional, ya que en estos casos la expulsión de orina es algo fundamental y la vejiga cumple también un papel fundamental, pero en este caso de almacenamiento de líquidos de todo tipo que brotan justo coincidiendo con el orgasmo debido a una intensa excitación del popular Punto G, o como resultado de una relajación muscular durante el clímax.

Las propias actrices porno reconocen haber ingerido grandes cantidades de agua para poder realizar escenas donde el squirting será uno de los momentos estrella. Con lo que podemos afirmar que directamente lo provocan. Otras se encojen de hombros intentando hacernos creer que es algo natural.

Pero como curiosidad comentar que el squirting atrae a muchos hombres que no sólo desean verlo en escenas de cine porno. Por ello algunas escorts lo ofrecen como un servicio estrella, aportando placer a quienes desean estar junto con una acompañante que pueda eyacular como ellos han visto en el cine porno.

Carla Mila
http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *