Sobredosis sexual. ¿Ficción o realidad?

Sobredosis sexual.¿Ficción o realidad?

La pregunta siempre queda en el aire, nadie sabe contestarla. ¿Es posible tener una sobredosis sexual? ¿Cómo se produce? ¿Cuáles son sus consecuencias?.
Pues parece que si, que no es que sea posible, es que es más común de lo que podamos imaginar.

El cine porno, puede ser uno de los grandes peligros, y si a eso le sumamos la intención de estar con alguna de las bellas y excitantes putas de lujo de tu ciudad, durante toda una noche o un día entero bajo los efectos de alguna droga, las consecuencias pueden ser desastrosas, se puede llegar a lo que denominamos una sobredosis sexual.

El inmenso placer que se busca no acabará precisamente tal y como se planea. Como todo en la vida el cuerpo y la mente termina rechazando aquello que es abusivo. Consumir cine porno durante horas días consecutivos puede terminar originando la falta de deseo; la repentina desaparición de la libido.

Esta sobredosis sexual no suele venir acompañada sólo de ver escenas y escenas, sino de las veces que el individuo se masturba.
Se dan muchos casos que son varias veces al día, pero esto para algunos puede ser normal y para otros no tanto. En el sexo cada persona es un mundo.

Poco a poco se pierde el interés, la mente no reacciona ante tanto estímulo y poco a poco desvía la atención hacía otras cosas.

Por otro lado, y dejando la masturbación aparte, muchos hombres requieren los servicios de alguna de las ardientes putas de lujo con el fin de satisfacer todas sus fantasías sexuales. Y no es precisamente una hora o dos el tiempo del que requieren, sino de noches enteras.
Ante el miedo de no poder cumplir con sus sueños, se apoyan en productos que harán que la excitación durante horas. Las famosas pastillas azules son cada vez más consumidas por hombres jóvenes que quieren experimentar una noche de desenfreno, pero lo que no saben es que la sobredosis sexual puede llegar a acabar con sus fantasías a las pocas horas.

Todo cuerpo humano tiene un aguante, y los estupefacientes pueden ser los grandes enemigos del sexo.
Por ello, la combinación de ambos puede degenerar en un coctel explosivo que acabará irremediablemente con una sobredosis sexual y sin ganas de tener sexo con nadie en mucho tiempo.

Carla Mila
http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *