Sexo vintage y escorts de lujo

Sexo vintage y escorts de lujo

De un tiempo a esta parte, el conocido como sexo vintage, está tomando un auge que sorprende. Cada vez más son los hombres, que tras las influencias del cine porno, les gustan las relaciones en ambientes de época, con todo lo que ello supone.

Nos referimos a un gusto exacerbado por vestidos propios de siglos pasados. lencerías repletas de encaje, corsés, y todo lo que les conduzca a las costumbres más tradicionales y antiguas.

Recrear situaciones de esta índole no es más que algo que muchos hombres toman como una elección casi vital
. Así, podemos ver que la manera de vestir, de peinarse, de relacionarse con el Siglo XXI es desde un prisma decimonónico.
También, y como influencia de las escenas más acordes con el sexo vintage del cine porno, buscan situaciones donde ocuparán los roles de caballeros que tienen relaciones con damas de corte, sirvientas, o todo lo que les suponga ese retroceso al pasado.

Pero a la hora de la verdad, ¿ con quién pueden mantener ese tipo de sexo tan especial?
. La mayoría recurren a las agencias de escorts de lujo reclamando la posibilidad que las bellas señoritas sean por una vez sus doncellas, fieles esposas o inocentes campesinas.

Tan sólo su vestimenta, y lógicamente ser abierta de mente, les conducirán a ser las acompañantes de lujo que tanto ansían.

A la mayoría de las escorts de Madrid no les supone ningún problema aceptar este tipo de “invitaciones”; es más les resulta divertido representar ese rol.

Para ellas es algo que se sale de lo común, y como no, el que le puedan proporcionar vestidos de época para un sexo vintage, siempre es de agradecer.

Los lugares de encuentro no son apartamentos concertados. Todo debe ir en consonancia. Estos amantes del sexo vintage adoran la decoración decimonónica, por lo que sus casas están repletas de muebles y complementos de época.
También son muy amigos de Hoteles antiguos, o de algún parador que recuerde tiempos pasados donde disfrutar con la escort de lujo seleccionada.

Carla Mila.
http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *