Sexo vertical y fantasías de clientes de escorts

La cama se ha convertido en el lugar más habitual para desatar nuestras pasiones. De hecho todo encuentro que se pueda llegar a tener con una escort de lujo de Madrid siempre estará supeditado a un apartamento donde sea el dormitorio el espacio para mantener relaciones sexuales.

Sin embargo, desde el hombre primitivo hasta nuestros días, las parejas siempre han tenido alguna vez la necesidad de tener sexo de pie. En la antigüedad no se tenía constancia ni que fuera ni siquiera el suelo el lugar para procrear sino que todo contacto sexual se hacia en torno a un sexo vertical. Es más, los hombres primitivos siempre realizaban el coito por detrás de la mujer que apenas se inclinaba, y cuando estaba en esos días donde la penetración no era posible, recurrían al sexo anal, con un sentido siempre dominante.

Pero ha llovido mucho desde entonces y ahora son muchos los lugares donde el sexo se practica sin necesidad de tener una cama.

 

Escorts de Madrid proponen y disponen

 

Dentro de las fantasías que predominan entre los que buscan los servicios de las más bellas acompañantes de lujo de Madrid, está la ducha erótica. Una manera diferente por completo a lo más tradicional, y aunque para muchos puede suponer solo parte de los preliminares, o un servicio sin más, para la gran mayoría es la oportunidad de poder mantener relaciones sexuales de pie. Algo que les fascina y más si es bajo el agua.

A muchas mujeres les gusta que sea así, ya que además de sentir las caricias por la espalda, los besos en la nuca, ambos miembros de la pareja tienen una libertad de movimientos mayor que en una cama.
Incluso para el sexo anal, este llamado sexo vertical, es más placentero que no hundiéndose de rodillas entre los muelles de una cama.

Entre las posturas más comunes que se adoptan manteniendo relaciones sexuales de pie, ellas también tienen en cuenta que la penetración suele ser más profunda, que los peligros de que el pene se salga de la vagina desaparecen, y que la fuerza que sienten sobre sus cuerpos es infinitamente mayor que en la posición de tumbados.

Si el hombre coge una de la piernas de la mujer y la sostiene por debajo de la rodilla con la mano contraria, conseguirá siempre una postura intensa, excitante, y sobre todo muy placentera. Por supuesto que las escorts de Madrid la conocen, y no tendrán ningún reparo en llevarla a la práctica ya que para ellas también el goce estará asegurado.

Carla Mila

http://www.carlamila.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *