Sexo y sabor sexual, asignatura pendiente

Sexo y sabor sexual, asignatura pendiente


Cuando tenemos relaciones sexuales a veces despreciamos lo que llamaremos el sexo y sabor, ya que parece que este sentido es el que menos estimulamos en contraposición al tacto, vista, olfato o sonidos.


Para disfrutar de una sensaciones realmente placenteras es necesario que los cinco sentidos estén alerta y nunca descuidar nuestra atención en cada uno de ellos.
Por ello sexo y sabor deben ir tan de la mano como cualquier otro, y si llegamos a estimularlo más aún, los resultados serán magníficos para la pareja y para nuestro paladar.

No olvidemos que todo es un compendio, un conjunto de sensaciones que harán las delicias de cualquiera si ponemos más atención a detalles que antes podrían pasar desapercibidos, y es que saborear la piel de tu amante, endulzarla con cualquier producto erótico, o incluso conocer el sabor de los propios jugos sexuales es toda una aventura que no puedes dejar de conocer. Por ello sexo y sabor debe ser casi una premisa, una actitud más con la que poder jugar de manera erótica y sensual.

Las posibilidades de disponer ricos alimentos sobre el cuerpo de la mujer o del hombre son múltiples. Probando será la manera de conocer cuales nos excitan más y además donde radica la mejor combinación de sexo y sabor.

Pongamos ejemplos.

La nata es uno de los sabores más suaves que podemos encontrar.
Poner un poco de ella en el pene antes de comenzar o durante una buena sesión de sexo oral pondrá ese toque dulce a la relación. De la misma manera que expandirla sobre el pecho de la mujer, o tan sólo por la zona de los pezones, hará que las cosquillas, lametones y besos sean más apetecibles aún.

Lo mismo ocurre con el chocolate derretido, que no caliente; saborear las zonas erógenas marcadas con este rico producto y pasar a comerlo todo será una sensación que nunca podrás olvidar.

Todos conocemos el juego de los sabores. Tan simple como vendar la los ojos a tu pareja e ir ofreciéndole ricos manjares
. Está comprobando que nuestras papilas gustativas tienen una directa relación con la excitación, por lo que probar estas técnicas donde se dan cita sexo y sabor, no hace daño a nadie, sino todo lo contrario.

En el mundo de las chicas escorts no es difícil encontrar a las que prestan sus cuerpos casi como bandejas. Ellas saben colocar ricos alimentos por todo su cuerpo para demostrar así que no son la base de una tarta, sino la rica guinda que “se puede comer al final”. Unos juegos eróticos que practican con sus clientes más habituales.

Y como no, los genitales también son los lugares perfectos para dotarlos de diferentes sabores sin miedo alguno.
Desde mermelada, nata, chocolate hasta sabores de frutas pueden ser los indicados para que la vagina de la mujer sea doblemente apetitosa de lamer. Un placer sin duda asegurado para ambos.

Carla Mila

http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *