Sexo en los aviones, ya es posible

Sexo en los aviones, ya es posible

Si, y no nos estamos refiriendo a una escapada al servicio, no, el sexo en los aviones ya es posible gracias a la iniciativa de la compañía aérea Flamingo Air, que con sede en Estados Unidos, va ya ofreciendo, desde el pasado mes de agosto, sus cómodos yets a las parejas que deseen tener todo un vuelo de altura.

Atrás se quedó eso de buscar las últimas filas en largos vuelos para poder hacer poco más que calentamientos, ahora el creador de los vuelos sexuales, o del sexo en los aviones como tal se le conoce, ha dispuesto toda una flota para aquellas parejas que deseen tener esa intimidad de Hotel, pero a bordo de un cómodo avión.

En sus naves se ha dispuesto todo lo necesario para que nadie moleste a las parejas durante el vuelo. Así, ellos están completamente separados de la cabina del avión sin posibilidad a que tanto el piloto como la pequeña tripulación del avión tengan algún tipo de contacto.

El vuelo, que viene a costar alrededor de 400 euros no está pensado para largos trayectos, sino que acude más a la demanda de quienes desean ver cumplidas sus fantasías de poder tener el mejor sexo en un lugar hasta ahora complicado.
Y es que el sexo en los aviones siempre ha tenido un componente furtivo y morboso.

Cuando este veterano piloto emprendedor decidió crear su propia compañía aérea tan sólo destinada a estos viajes de placer, pudo comprobar a los pocos meses que su clientela potencial no eran precisamente las parejas de tortolitos, sino que por el contrario los clientes de las agencias de escorts eran los que solicitaban más estos vuelos románticos. Las parejas de novios, recién casados o que deseaban probar el sexo en los aviones siempre lo reservaban para días muy especiales, como aniversarios o cumpleaños. Pero para que el negocio funcione son las escorts de lujo las viajeras más populares dentro de sus viajes.
Dentro de la tarifa se incluye champan, chocolate, fresas de temporada, además de cómodas almohadas y sábanas de seda. Las vistas también juegan un estimulador papel, habiendo dispuesto en la estancia un gran ventanal desde el que contemplar el paisaje celestial.

Como toda novedad, el poder mantener sexo en aire ha sufrido todo tipo de polémicas, pero lo cierto es que muchas parejas les frena el viaje del sexo al no querer ellas ser confundidas con escorts de lujo.

Carla Mila
http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *