Sexo con luz y relaciones con escorts de lujo

Sexo con luz y relaciones con escorts de lujo

Uno de los atractivos con escorts de lujo es para muchos el poder tener sexo con luz. Si, podrá parecer una tontería a simple vista, pero siempre se busca aquello que no se tiene, y para muchos hombres el poder contemplar con todo lujo de detalles el cuerpo de una escort es todo un privilegio.

En España, y según confiesan más del cincuenta por ciento de los hombres, sus relaciones en pareja vienen siempre de la mano de ambientes demasiado tenues. La mujer prefiere bajar las persianas, apagar la luz o en su caso dejar alguna de muy leve intensidad. Y estas situaciones siempre van a más.

Ellas, poco a poco se va avergonzando de su cuerpo con el paso de los años. No mantener la figura de jovencita que tuvieron en su día les acompleja hasta tal punto que prefieren no mostrarse ni ante su propia pareja desnudas por completo
. El sexo entre las sabanas es para ellas sinónimo de protección, de luchar contra el pudor que despiertan las estrías, el pecho caído, o las consecuencias de los partos.

Pero para ellos es tan excitante el sexo con luz, el poder ver a una chica con una lencería bonita e incluso recrearse con sus curvas sexys que el propio sexo en si mismo.

Partimos de la base de que el buen sexo se basa en la imaginación, pero esta no se alimentará sólo con la luz apagada o con la misma pareja.
Las fantasías que persiguen aquellos que llaman a una agencia de escorts tras ver los cuerpos de las acompañantes, requieren de una falta total de pudor, con lo que el sexo con luz se da por sobrentendido.

Muchas veces la cuestión de se pone en entredicho y los especialistas en sexología parecen defender el calor que produce la luz con una baja intensidad, para así poder gozar de nuestros cinco sentidos
con total plenitud, no distrayéndonos sólo con el de la vista. Pero en el caso de las relaciones fugaces con escorts de lujo ellos y ellas prefieren sexo con luz. La magia de las sombras parece ser privilegio de pasiones más románticas.

Carla Mila
http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *