Sexo con escorts en ascensores y probadores

No crean que todos los clientes que solicitan los servicios de las escorts de Madrid, prefieren un encuentro íntimo, discreto y sobre todo en un lugar donde nadie pueda saber sus actos. Existen mil y una fantasías entre hombres y mujeres, pero son ellos los que a lo largo de su vida si las intentan poner en práctica, mientras que ellas serán más cautas, y si se quiere llamar así, menos arriesgadas a la hora de comprometerse en una situación de riesgo.

Nos estamos refiriendo a un deseo más común de lo que se piensa, el poder tener relaciones sexuales con escorts tanto en probadores como en ascensores. Sí, lo han leído bien, este tipo de encuentros tan furtivos y no tan delicados, son uno de los secretos más íntimos de muchos hombres que desean poner en la realidad estas fantasías con alguna bella acompañante de lujo.

El hecho de que sea en un lugar público, con ciertos riesgos, y con la presión de que puedan ser sorprendidos sube de tal manera la adrenalina que les fascina este riesgo, por ello no son servicios que de alguna manera se soliciten en solitario, sino parte de unos servicios que harán que la parte más sexual del encuentro sea en uno de estos lugares.

 

Escort Madrid, elegidas para fantasías

 

En el caso de los probadores como en el de los ascensores, las posturas son casi imposibles, por el reducido tamaño de estos espacios, pero también la prisa es importante, de ahí la necesidad de quedar antes y simular un encuentro casual, como un guión de película, para acabar en estos lugares.

Muchos confiesan que son los sitios públicos, y ese factor de riesgo por ser sorprendidos lo que más puede llevarles a la más placentera de las excitaciones, huyendo de otros roles más convencionales.

No es llegar y besar el santo, ya que este tipo de clientes de escorts, saben que disponen de poco tiempo, más en el caso de los ascensores, donde se cuidan muy mucho de saber que no hay cámaras de vigilancia que pueda grabar ese original encuentro. No es mucho el tiempo del que disponen desde que pulsan el stop hasta que alguien reclama el funcionamiento del elevador, con lo que procuran que quitarse parte de la ropa no sea un inconveniente. Solicitan a la escort que no lleven pantys o medias largas, prefieren falda a pantalón, y si no llevan lencería, mejor que mejor. Todo para un sexo más rápido y placentero que suele ser siempre de pie y donde la felación nunca ha de faltar.

 

Situaciones sensuales con clientes

 

En los probadores, la situación es la misma, con los inconvenientes que se encuentren con cerrojos que no funcionen, o vigilantes que puedan darse cuenta de la situación.

Pero en cualquiera de los casos, es eso lo que buscan, un sexo rápido, casi salvaje, y por supuesto con grandes dosis de riesgo por poder ser sorprendidos.

Para muchas escorts de lujo no es nada novedoso y acceden a estos “servicios” tan especiales sin ningún problema, pero para otras es algo que sí les puede poner en situaciones un tanto comprometidas si son sorprendidas.

Este tipo de clientes son más comunes de lo que solemos pensar, y después de cumplir estas fantasías, siguen soñando con otros lugares públicos. Muchos de ellos confiesan que el hecho de tener sexo en el baño de un avión sería su mayor y mejor experiencia sexual.

Carla Mila

http://www.carlamila.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *