San Nicolás, el último paraíso sexual

San Nicolás, el último paraíso sexual

Situado en el Caribe, San Nicolás, una pequeña isla de Aruba es sin duda el lugar elegido por aquellos que buscan un paraíso sexual huyendo de las grandes urbes donde la prostitución ya está en manos de verdaderas mafias.

Por ello es el lugar elegido por miles de turistas que todos los años acuden al reclamo del sol, de paradisiacas playas, de una gastronomía excelente, y como no, del sexo que inunda las calles de San Nicolás.

Se trata de un lugar pintoresco, al que acuden desde chicos jóvenes en grupo, parejas con ganas de conocer gente y tener relaciones sexuales, y por supuesto las más bellas escorts de lujo procedentes de países como Venezuela, Colombia, República Dominicana, que hacen de San Nicolás ese paraíso sexual donde la prostitución no está reñida con otras múltiples diversiones.

Es curioso ver ya en la playa a las más lindas mujeres insinuándose a los clientes con el fin de tener una cita. Chicas con cuerpos exuberantes, jóvenes, bronceadas por el sol, que al caer la noche se vestirán de manera elegante para ocupar las más ambientadas calles de San Nicolás.

Sin duda alguna son las belleza venezolanas las que no tienen competencia frente al resto de chicas de otros países. Además de lucir cuerpos perfectos, suelen ser del agrado de los turistas de este paraíso sexual. Incluso para acaparar todo el mercado de la isla optan por bajar las tarifas, con lo que más difícil lo tienen las chicas procedentes de otros lugares.

Pero no sólo San Nicolás es un lugar de chicas en la calle. No es anormal ver entrar en sus famosos hoteles de cinco estrellas a verdaderas escorts de lujo. Su tarifa es lógicamente más elevada, pero además de ser chicas espectacularmente guapas, hablan varios idiomas, cuentan con una educación exquisita y suelen pertenecer a agencias de escorts de lujo ubicadas en la Isla.

Quizá la manera de cómo se vive en el sexo en San Nicolás, ha convertido en esta antigua colonia holandesa en el último paraíso sexual del planeta.

Carla Mila
http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *