Putas de lujo y potencia sexual

Putas de lujo y potencia sexual

Si escuchamos “potencia sexual”, sin duda no pensamos en mujeres, ni siquiera en las putas de lujo, ya que parece un termino acuñado para la exclusividad masculina. Nada más lejos de la realidad.

El mal llamado sexo débil, ese que algunos hombres consideran frágil y por supuesto con menor capacidad sexual que ellos, es desde luego mucho más fogoso, entregado y con mayor concentración de estímulos que el de cualquier hombre. Las putas de lujo son un claro ejemplo de ello.

Seamos honestos, un hombre puede dar placer a una o dos mujeres a la vez, sin embargo una mujer es capaz de tener sesiones de sexo sin parar con tantos hombres como desee.

Y es que la estimulación de la mujer va siempre creciendo, a pesar del orgasmo, mientras que la del hombre no. Por ello, nada mejor para comprobar que la potencia sexual de una mujer puede llegar a ser agotadora que una cita con una de las putas de lujo que puedes encontrar en nuestra agencia.

Este estigma que invita a pensar que las mujeres son inferiores en el sexo no son más que el producto del miedo machista que jamás ha reconocido la extrema potencia femenina. El mal llamado macho no ha podido a lo largo de la historia reconocer su inferioridad sexual frente a la de la mujer, con lo que ha trasladado durante generaciones la imagen sexual de la mujer como algo débil, y por supuesto inferior. Tan sólo cuando ha necesitado reconocer la verdad ha recurrido a ejemplos como el que hoy representan las putas de lujo, que en realidad no son tan diferentes en el aspecto sexual de una mujer apasionada. Y esto por sentirse obligado a confesar que si hay un reducto de mujeres “casi enfermas” que son sexualmente mucho más activas.

Poco a poco el hombre moderno reconoce que en las batallas sexuales suelen caer rendidos ante comportamientos de mujeres que demuestran su pasión, entrega y aguante. Las putas de lujo son desde luego un buen ejemplo de ello, e intentar retarlas en las artes amatorias será sin duda un atrevimiento por parte de los hombres.

Carla Mila
http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *