Putas de lujo y Agrexofilia (Sexo en público)

Putas de lujo y Agrexofilia (Sexo en público)

Frente a la discreción de las putas de lujo de Madrid, siempre hay hombres cuya fantasía sexual es sentirse observado, escuchado o visto mientras mantienen una relación sexual.

Para muchos estudiosos de estos comportamientos, la llamada Agrexofilia no es otra cosa que parte de las fantasías más comunes tanto de hombres como de mujeres. Algo que no han podido realizar nunca junto a sus parejas, manteniendo relaciones sexuales en playas, parques, terrazas, piscinas o cualquier otro lugar donde cualquiera pudiera verlos. Pero la diferencia entre hacerlo en lugares públicos sin ser vistos, o el exhibicionismo que buscan los que padecen la agrexofilia, son bien distintos. Por lo que recurrir a putas de lujo puede ser la vía para cumplir dicha fantasía.

En el primero de los casos se busca ese morbo que produce el hecho de estar en lugares “prohibidos”, pero no se pretende que sean descubiertos por nadie. Cualquier recóndito lugar puede ser el idóneo para mantener relaciones; desde un probador a un ascensor. A ello si que algunas putas de lujo acceden, siempre y cuando el cliente sea una persona ya conocida por ellas.

No pasa de un juego, de ver cumplidas las fantasías de quien ya ha probado las delicias del sexo más convencional y busca emociones distintas; más parecidas a las de un adolescente sin lugar donde poder practicar el sexo.

Pero el segundo, las cosas van mucho más allá.

Putas de lujo y sexo en público


El hecho de que las putas de lujo pueden acceder a cumplir las fantasías más eróticas de cualquier hombre o mujer, se ha convertido en una especie de cajón de sastre donde parece que todo puede valer
. Pero las cosas tienen un límite, y ellas, las putas de lujo lo marcan también.

Para empezar son muy conscientes de que es algo totalmente prohibido por las leyes de la mayoría de los países, y desde luego España no es la excepción. Se considera escándalo público, protege la ley del menor, y puede traer consecuencias penales.

Por otra parte ponen en juego su discreción, algo que les caracteriza
. Y desde luego no desean ningún tipo de problemas con nadie, además si para quienes requieres este tipo de servicios es una fantasía, para ellas no lo es ni por asomo.

Esta parafilia, como muchos sexólogos catalogan, busca más el placer del exhibicionismo que del acto sexual en si mismo. Es una manera de obtener una satisfacción personal sin importarle el placer de sus amantes sexuales, en este caso, las putas de lujo.

Los que de manera asidua la pretenden llevar a cabo acaban no deseando relaciones sexuales en los sitios más convencionales. Ya que las mujeres, sean o no putas de lujo , no son su objetivo, sino el buscar lugares públicos donde mantener relaciones de forma exhibicionista.

Carla Mila
http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *