Putas de lujo de la historia

Si por algo se llama el oficio más antiguo del mundo, también puede ser uno de los más influyentes.

Las putas de lujo, ya que no usaremos el termino escort, han marcado episodios históricos de los que no podremos obviar su protagonismo
. Perseguidas, queridas, y hasta veneradas, la historia así lo refleja, bueno la historia de ellas mismas, las putas de lujo más famosas.

Por relevancia histórica comenzaremos con María Magdalena, recordada como la prostituta que fue perdonada por Jesús, y de la primera que la historia habla. En realidad, y siempre siguiendo los escritos bíblicos, no era más que una simple mujer que se dedicaba a acostarse con los hombres a cambio de dinero. Sin embargo su imagen ha sido todo un icono para ponerla como ejemplo de que no por su dedicación al sexo de pago, era precisamente la reencarnación del diablo, como muchos querían ver en ella.

Vayamos hasta Francia, a su historia, para encontrarnos con un personaje variopinto, Madame Pompadour, quién a pesar de ser una puta de lujo muy considerada, también pasará a la historia por ser una gran filántropa. Ayudó a la realización de estudios científicos como apoyo la pintura de los más destacados de su época. Llegó a ser una influyente cortesana, con grandes influencias entre los miembros de La Ilustración. Además se cuenta que ayudó personalmente al Rey Luis XV a pesar de la envidia de la duquesa de Chatearoux.

 

Putas de renombre en la historia

 

Pero demos un paso atrás y vayamos hasta el antiguo Imperio Romano, allí sobresalen dos nombres. El primero de ellos, Mesalina, pasará a la historia como la mujer insaciable, pero lo que muchos no saben es que además ejerció la prostitución, dentro y fuera de la corte. Sus favores sexuales muchas veces eran a cambio de obtener más poder, y sus escapadas nocturnas la conducían a regentar y trabajar en los mejores prostíbulos de Roma.
Su “rival”, como mejor prostituta del Imperio fue Scylla a quien Mesalina retó en más de una noche quien era capaz de acostarse con más hombres y ganar más dinero. Además hacían apuestas, sobre los posibles clientes que conquistarían dentro de Palacio. Durante décadas la política de Roma estuvo en manos de Mesalina, ya que se casó con varios emperadores como el caso de Claudio.

Pero continuemos con más mujeres que aún hoy se les recuerda por ser de las mejores y más influyentes putas de lujo de sus tiempos.

Por ello no podíamos dejar de mencionar a Teodora de Bizancio, mujer que ejerció desde la temprana edad de los 16 años y saltó a la fama por su característico striptease que significó toda una revolución. Todos querían verlo y disfrutarlo, y por supuesto acostarse con ella.
Hasta el Príncipe Justiniano, deseó conocerla atraído por la fama de Teodora, y finalmente se casó con ella.
Para muchas personas y colectivos es todo un símbolo, ya que durante su estancia en el trono, decretó distintas leyes adelantadas a su tiempo a favor de las prostitutas.

Y del Bizancio hasta la Guerra de la Independencia de México. Allí encontramos a una de sus protagonistas, una prostituta, sí. Una mujer que fue todo un símbolo y que gracias a sus apoyos económicos entre los de otros muchos, tuvo lugar la Independencia. Hablamos de la “La Güera Rodríguez”, una belleza de mujer según cuentas las crónicas que además tuvo importantes relaciones con destacados artífices políticos, como Simón Bolivar y Agustín de Iturbide.

Otras dos putas de lujo, dignas de mención

Nos referimos a Julia Bulette y Victoria Meurent.

La primera de ellas se comportó como una heroína. Siendo una de las prostitutas de mayor renombre en Virginia, montó un burdel que sirvió como hospital una vez que se desató una importante epidemia de tifus. Lugar que también fue un refugio para cientos de esclavos fugitivos.

La segunda, Victoria Meurent, comenzó a trabajar como modelo, pero de ahí dio un paso a ejercer la prostitución. Su clientela era el mundo bohemio de París, quien requería de sus servicios sexuales, y además aprovechaba para que les sirviera como musa. Se la conoce fundamentalmente porque fue la amante de Manet, quien la encaminó al mundo del arte como pintora.

Todas estas mujeres fueron muy populares en sus tiempos. La falta de medios de comunicación hacían que el boca a boca funcionará tanto para criticarlas como para elevarlas al estadio de heroínas. Pero ni que decir tiene, que detrás de cada puta de lujo, siempre hay una gran mujer. La historia así lo demuestra.

Carla Mila

http://www.carlamila.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *