Piercings genitales. Ventajas e inconvenientes

Piercings genitales. Ventajas e inconvenientes

La pregunta siempre está en el aire. ¿Les gusta a los hombres los piercings genitales ? ¿Les resulta atractivo y sensual?.

Muchas son las mujeres que antes de decidirse a colocarse uno o varios piercings genitales también se plantean si quedarán más sexys o por el contrario su propia personalidad se verá tan afectada que las marcará de por vida ese pequeña incisión donde se coloca el piercing por muy pequeño que sea. Y ?¿cuales son las ventajas e inconvenientes?

Y es que hablamos de los genitales, no de una oreja, ni del ombligo, con lo que los reparos y el miedo a veces se apodera de quien siempre ha tenido la idea de cambiar de look con tan sólo un pequeño adorno en sus partes más íntimas.

Las razones son principalmente dos. Una la búsqueda de un aumento del placer sexual y la segunda “decorar” con joyas y además llamar la atención de sus compañeros sexuales.

Los piercings genitales están realizados con acero quirúrgico o titanio. Materiales que en muy pocos casos producen rechazo al contacto con la piel.

Pero cuando se produce un rechazo es por las piedras preciosas u otros materiales utilizados en la fabricación de los piercings genitales.
Las consecuencias son desde las infecciones bacterianas, daños leves en los nervios de la zona, picores y en algunos casos sangrados.
Pero nada de esto ocurrirá si nos ponemos en manos de un buen profesional.

Normalmente indicados para el aumento del placer durante el coito, muchas escorts de lujo no dudan en sorprender a sus causales amantes con piercings genitales. Por lo general no están acostumbrados lo que les supone un punto morboso y todos coinciden que también el roce con ellos es muy estimulante.

La colocación en el clítoris suele ser la más común, dotando de un máximo placer a ambos miembros de la pareja. Pero como en los tatuajes, hay verdaderas adictas. No contentas con uno acaban también colocándose piercings genitales en los labios vaginales; superior e inferior, o en el pliegue formado por la unión de los labios mayores.

Carla Mila
http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *