Petting, algo más que sexo sin penetración

Petting, algo más que sexo sin penetración

Petting, como toda palabra británica, no tiene una traducción literal. No corresponde si quiera al popular magreo como llamamos en España, ya que va un poco más allá. Para muchos su definición sería como la manera de tener sexo con la pareja sin llegar a la penetración, pero no por ello renunciando al orgasmo.

Según algunos estudiosos de la definición de las diferentes maneras sexuales, el petting es algo parecido a lo que practican los adolescentes, cuya iniciación al mundo del sexo tan sólo concibe largos besos apasionados, caricias, excitación, y poco más. El siguiente paso sería la masturbación mutua, para finalmente llegar con después de cierta experiencia a prácticas donde ya el coito es fundamental.

Pero el petting no necesita de coito. Es más, aquellos que lo realizan lo evitan de manera sobrenatural. Siendo su no penetración la base del conocido como petting. Y así lo prefieren, incluso en muchísimos casos antes que el sexo convencional donde si está presente el coito.

Muchas parejas comienzan a experimentarlo en épocas donde las relaciones plenas son muy poco aconsejables, como por ejemplo después del parto o de alguna operación. Es tal la satisfacción que empieza a formar parte de sus vidas.

Pero es que el petting está de moda. Y más de lo que pensamos. Las agencias de escorts están recibiendo demandas de hombres que tan sólo buscan a acompañantes de lujo que se presten al apasionante mundo de besos y caricias, evitando las manera más tradicionales sexualmente hablando.

Las escorts de lujo son poco aficionadas a pasarse mucho tiempo besando con intensidad a un desconocido, pero por lo general acceden ya que las intenciones del hombre que busca petting, suelen ser cariñosas y delicadas.

Así, se crea un vínculo distinto al comúnmente establecido, además de liberar de culpabilidad al hombre del sentimiento de infidelidad. Para muchos si no ha habido penetración, es que no ha habido sexo y por lo tanto no existió la infidelidad.

En general buscan momentos relajados, donde posiblemente se llegue a un placentero orgasmo. Los besos y caricias acabarán por dotar de excitación a la cita y consecuentemente se llegará al orgasmo a través de la masturbación.

Carla Mila
http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *