Orgasmos simultáneos, perseguir un mito

Orgasmos simultáneos, perseguir un mito

El cine ha hecho mucho daño a cientos parejas que veían absortos como los protagonistas alcanzaban orgasmos simultáneos. La gran obsesión tanto de ellas como de ellos, querer llegar al clímax juntos, a la vez, en el mismo instante.

Y es que hasta los mismos sexólogos comentan que las posibilidades que una pareja obtenga orgasmos simultáneos es como la de jugar a la lotería. Es decir, las posibilidades son mínimas.

Sin embargo este tema llega a ser la enorme preocupación y frustración tanto de hombres como de mujeres que persiguen el placer compartido en el mismo minuto. Tras muchos intentos por lograrlo se llega a la ansiedad, a la bajada de la autoestima, hasta convertirlo en un serio problema. Y nadie les hace ver que los orgasmos simultáneos no hay nunca que perseguirlos, no hay ninguna técnica por mucho que se han vertido ríos de tinta con consejos ineficaces para llegar a él. Es más existen intrusos que convierten sus consultas como grandes sexólogos que prometen a sus “pacientes” conseguir perfeccionar las técnicas de pareja sexuales para alcanzar orgasmos simultáneos.

En el caso de los hombres, la compañía de unas bellas escorts de lujo puede ser como un alivio. Con ellas no es que lo consigan, pero debido a la pasión y el empeño que las chicas ponen siempre en satisfacer a sus clientes, ellas también gozan, pero no alcanzando orgasmos simultáneos como ellos pueden creer.

Pero que es lo que hace que miles de parejas vivan obsesionadas con alcanzar el orgasmo a la vez. Pues en realidad es la búsqueda de un mito, de algo casi inalcanzable, que proviene de muchos siglos atrás.

Ya en las obras del filósofo Platón se habla de la existencia humana como el resultado de dos partes, lo que siempre se ha llamado la media naranja. Pero cuentan los escritos de antaño que fue la ira de Júpiter quien castigó a los hombres y mujeres a no ser un todo, sino dos partes distintas.

Ahí se ponía de manifiesto que dos cuerpos son tan diferentes que alcanzar el “sumun” del placer, se convertía en algo inalcanzable.

Mitos aparte es que en la actualidad se sigue persiguiendo este imposible, que a veces no lleva más que a que uno de los miembros de la pareja (normalmente ella) finjan para que el hombre piense que es realidad el poder tener orgasmos simultáneos y así dejar de obsesionarse.

Carla Mila.

http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *