Masajes eróticos y putas de lujo

masajes sexuales

Cada vez más el mundo de los masajes eróticos es más demandado por quienes reclaman los servicios de las putas de lujo. Y es que poco a poco la idea de la masajista sensual y provocativa, pero que no mantiene relaciones sexuales se va desvaneciendo para llegar a mujeres que amplían sus servicios como masajistas para llegar a ser atractivas putas de lujo.

En nuestro país, la idea del masaje erótico parece que debe ir unido al sexo, y en cierta medida es lógico que se piense así. De poco servirá que unas manos nos acaricien con la idea de hacernos sentir mucho mejor en todos los sentidos si no hay ninguna relación sexual de por medio.

De esta manera, los masajes eróticos comenzaron a tener un llamado final feliz; es decir, la terminación con una masturbación por parte de la masajista a su cliente. Pero esto en realidad tan sólo parece servir para quienes desean tener la conciencia tranquila y creer que al no haber habido penetración, no se ha cometido una infidelidad.

A dominar las técnicas más sugerentes de masajes eróticos se llegan bien por dos caminos
. El primero de ellos, que es el caso que hemos hablado; profesionales de los masajes que los han aprendido aparte mucho de las relaciones sexuales o las putas de lujo que para ampliar sus servicios incorporan el conocimiento de masajes eróticos y relajantes de todo tipo.

Así, y a modo de ejemplo, los más demandados son aquellos que consiguen una pronta excitación por parte del hombre, ya que las citas sexuales tienen por lo general un tiempo determinado y sin llegar al orgasmo no sería lo deseado.
Las putas de lujo son conscientes que lo primero que deben tener en cuenta para que sus masajes eróticos tengan el efecto deseado, la estancia debe estar a una cierta temperatura. Se aconseja que al menos debe haber en las estancia unos 24º de temperatura, que luego poco a poco irán subiendo en otro sentido.
También las luces no deben estar con demasiada potencia, abogando siempre por algo tenue y a ser posible carente de ruidos. La música zen puede ser una buena aliada.
Y por supuesto no dejar nunca de utilizar aceites especiales para estas ocasiones. Las yemas de los dedos deben deslizarse con suavidad por el cuerpo del hombre, haciendo que su cuerpo sienta cada instante placentero. Son muy comunes aquellos que biológicos derivados de frutos secos, o frutas.
Todo buen masaje erótico debe ser libre y también dejar participar a nuestro amante ocasional. Por ello el cambio de posturas, de tipo de masaje, de presión, puede ir acompañado con roces con el pecho, besos, y por supuesto otros elementos igual de eróticos que las manos.
Las putas de lujo son conscientes de ello. Que no siempre la misma técnica complace de igual manera a la misma persona. El sexo siempre es imaginación y a veces improvisación.

Carla Mila
http://wwww.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *