Las llamadas escorts “Lolitas”

Muchas escorts de Madrid poseen un reclamo para clientes de mediana edad, su juventud. Los veinte años, o incluso los diez y ocho, que para algunos puede parecer casi adolescente es para otros la edad idónea para compartir momentos íntimos.

¿Pero por qué el término Lolita? Aunque casi todos lo sabemos, nunca es malo recordar que proviene de la película del mismo nombre dirigida por Stanley Kubrick en 1962, un guión que recoge la obsesión de un hombre de mediana edad por una joven y bella adolescente que juega a provocarle deseos sexuales. De este argumento, y también con el mismo nombre se hicieron otras versiones, quedando el nombre de “Lolita” para definir a este tipo de chicas; quizá la más reciente es la que interpreta la mejor amiga de la hija del protagonista de American Beauty, Kevin Spacey.

El cine dio nombre a estas jóvenes escorts

 

Bien, aclarado esto, y después de hacer un breve recorrido cinematográfico digamos que estas jóvenes escorts son la fantasía de muchos hombres con la vida ya más o menos consolidada que sueñan con una relación con una mujer joven que les contagie de su juventud para sentirse como ellas, vitales, llenas de energías e ilusiones. Algo así como pretender rejuvenecer el tiempo que estén a su lado, y demostrar de alguna manera que siguen teniendo éxito con las más jóvenes, sin querer darse cuenta de que en realidad son escorts de lujo.

Pero para ellos es importante reafirmar su ego, y considerar que sus amantes son bellas pero sobre todo jóvenes. Por esta razón les encanta presumir de su compañía y cuando acuden a las citas, lo hacen con la ropa más casual e informal que puedan comprar; como intentado impresionar a las jovencitas y de alguna manera pretendiendo enamorarlas.

Además, les encanta asumir ese papel protector, y desde luego evitarán así muchos conflictos que con una mujer más mayor si podría haberlos.

¿Pero a ellas? ¿Les gusta ser sus acompañantes?

 

Pues si preguntáramos, muchas nos contestarían que si, y muy por encima de estar con clientes más jovencitos.

La razón no es otra que emocionalmente no han dejado de estar de la protección de su padre, por lo que estos hombres le aportan seguridad, algo paternal, pero seguridad al fin y al cabo. Tampoco son clientes problemáticos, si no todo lo contrario, les llenarán de caprichos y les regalarán sus oídos permanentemente, ya que la atracción de estos hombres, como decíamos antes, puede rozar hasta la obsesión.

Seguridad, ego, experiencia, cariño, protección, cautela, prudencia, y algunas cualidades más son las que muchas jóvenes escorts valoran en hombres que parecen querer pretender en su compañía beber del elixir de la eterna juventud.

Carla Mila

http://www.carlamila.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *