Gatillazo sexual y putas de lujo

Gatillazo sexual y putas de lujo

Quien más quien menos lo ha sufrido, hablamos de lo que se conoce popularmente como gatillazo sexual, que no es ni más ni menos que la pérdida de la erección de manera momentánea precisamente cuando el hombre está realizando prácticas sexuales.

Para ellos es uno de los principales motivos de preocupación, máxime si ya se ha sufrido alguno. No tiene porque ocurrir que se produzca un segundo gatillazo sexual, ya que salvo en raras ocasiones, las principales causas que lo producen están relacionadas tanto con el estrés como con el consumo de medicamentos.

Los nervios ante una situación concreta puede provocar el temido gatillazo sexual.
Hablamos de la presencia de alguna mujer con la que se pretende quedar satisfecho y además darle placer a ella. Las putas de lujo suelen ser un buen ejemplo. Pero a veces es tal el ansia, los nervios por la situación, que finalmente es el gatillazo sexual el protagonista. Ellas son comprensivas, lo han visto en multitud de ocasiones y no suelen insistir más en conseguir que la libido se vuelva a apoderar de ellos. Con lo que además de actuar con naturalidad, comprensión y restarle importancia al asunto, les emplazan para una nueva visita sin necesidad de que tengan que volver a abonar nada.

Pero volviendo a las causas, y hemos definido una de las principales, las soluciones pasan por recobrar la seguridad en si mismo e intentar no darle más importancia. Sabemos que muchos hombres temen un nuevo gatillazo sexual, en el encuentro posterior, sea con putas de lujo o no. Se recomienda no intentar realizar el coito hasta que note la excitación normal y placentera que siempre ha sentido. Si no es así, algo que no suele suceder, se puede conseguir aumentando los juegos sexuales, las provocaciones, las insinuaciones y entrar en una espiral que nace desde los prolegómenos de cualquier encuentro sexual. Intentando siempre restar de su mente que no padece ninguna enfermedad que le impida llevar una vida sexual sana.

El gatillazo sexual no tiene edad. Desde los 18 años un hombre puede verse sorprendido por él. Unos años que la ansiedad puede apoderarse de la mente y bloquear la excitación. Lo habitual es que se produzca más a partir de los 35, pero según la OMS, el cincuenta por ciento de los hombres sufrirán al menos un gatillazo sexual a lo largo de su vida.

Carla Mila

http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *