Feromonas humanas, la llamada del sexo

Feromonas humanas, la llamada del sexo.

Todos hemos oído hablar mil veces del papel que cumplen las feromonas humanas en el deseo sexual tanto por parte del hombre como por la mujer. Pero poco sabemos de cómo se generan, los impactos más directos, o si quiera si se pueden reactivar de alguna manera no natural para así aumentar la libido y el deseo sexual.

¿Cómo se segregan? Las feromonas humanas parten del propio sudor tanto de hombres como de mujeres. Pero además cumplen otras misiones en la vida que no se ciñen expresamente en el deseo sexual.

Un dato curioso, la secreción de feromonas humanas ayuda de manera considerable en las relaciones sociales y laborales, además de ayudar a superar la timidez.

Y es que la magia de estas sustancia imperceptible no desprenden ningún tipo de olor, no se pueden detectar con ninguno de nuestros cinco sentidos, pero sin embargo si son percibidas por quienes están a nuestro alrededor.

Pero las feromonas humanas siempre han sido consideradas la clave de toda seducción personal, por lo que su segregación es algo que a pesar de que no podemos controlar, potencian el deseo y las relaciones sexuales.

También actúan en eso que conocemos como flechazo o amor a primera vista. Y es que cuando un hombre detiene su mirada ante una bella mujer o viceversa, está secreción de feromonas humanas se dispara. Si es en ambos, claramente estamos en un amor o atracción sexual casi irrefrenable.

Muchos han sido los intentos de “fabricar” feromonas humanas a través de distintas materias primas, pero si tenemos en cuenta que cada piel es distinta, los efectos son absolutamente placebos. Es decir, no existe ningún producto en el mercado que lo potencie.

Pero ¿Cómo podemos estimular la secreción de feromonas humanas?
Pues paradójicamente la frecuencia con la que una persona tiene relaciones sexuales es un dato a tener en cuenta, ya que cuanto más, mayor será su aumento de feromonas.

A modo de ejemplo, son las chicas escorts que mantienen una vida sexual activa las mujeres que producen más feromonas humanas. Es como un círculo vicioso que no tiene final. También está comprobado que cualquier tipo de actividad que genere bienestar contribuye a la segregación de feromonas, sin la necesidad de que sean actividades sexuales.
También los alimentos afrodisiacos contribuyen, pero en una medida muy ínfima, por lo que la mejor manera de tener siempre la libido bien despierta se centra principalmente en la frecuencia de las relaciones sexuales.

Carla Mila

http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *