Escorts y remordimientos de clientes

Las escorts de lujo de Madrid que trabajan en nuestra agencia nos los comentan, son ellas las que en ciertas ocasiones se han encontrado a clientes que una vez decididos a disfrutar de su compañía, no son capaces de mantener relaciones sexuales.

No hablamos de motivos físicos, sino que llegado el momento el encuentro sexual que tenían planeado al principio, se queda en nada, debido a una serie de prejuicios o remordimientos que les asaltan.

Por supuesto cuando casos como estos se plantean, las chicas no fuerzan más sus insinuaciones, sino que se convierten en autenticas confesoras y cómplices de su intimidad, ya que normalmente son ellos los que comentan las causas.

Y es que algunos de ellos fantasearon quizá demasiado con la cita, y una vez en la intimidad, su mente les juega una mala pasada.

En algunos casos es por el hecho de no desear en el fondo ser infiel a su pareja. Algunos llegan a pensar que un hombre siempre será fiel a no ser que mantenga relaciones con una mujer de su entorno; una compañera de trabajo, una antigua novia, o una conocida, pero que con una escort esa “infidelidad” no existe ya que no hay sentimientos de por medio, y por lo tanto la ausencia de remordimientos es total.

Escorts confidentes

Otros como vemos, si lo consideran, y al final son perfectos compañeros de conversación pero nunca terminarán por mantener una relación completa con la acompañante de lujo elegida.
Pero no solo encontramos casos de hombres que se dan cuenta que su “moral” no les permite mantener sexo con una escort llegado el momento, a otros les excita la compañía, admirar la belleza de la acompañante, estar con ella y hacerles sentir más jóvenes, potenciar su ego y pensar que son de alguna manera capaces de atraer a chicas más jóvenes. En definitiva, cumplen una fantasía que les provoca un placer más mental que físico, ya que para ellos lo importante no es el sexo.

Muchos de estos clientes de escorts confiesan dos miedos fundamentalmente. El primero de ellos es que para su manera de pensar los riesgos de contraer una enfermedad de transmisión sexual es demasiado alta (a pesar de que las escorts de lujo ponen siempre todos los medios para no ser portadoras de ninguna de ellas). Y en segundo lugar, una especie de pánico a no estar a la altura de las circunstancias, que el miedo les delate, y que no puedan tener un sexo completo.

Pero toda buena escort que se precie es además una excelente acompañante de lujo, con lo que no siempre el sexo es lo prioritario. Hay que decir que muchas de ellas son demandadas para cenas íntimas, eventos e incluso viajes de negocios.

Carla Mila

http://www.carlamila.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *