Escorts y carnavales

Podrá parecer una contradicción, pero las escorts de Madrid son muy solicitadas en las fechas de carnaval, ya que las múltiples fiestas privadas donde la compañía femenina es indispensable, muchos que desean pasar una noche de lujuria, acude a los servicios de una acompañante de lujo para tales eventos.

Bajo las fiestas de carnaval, parece estar permitido todo, hablando sexualmente, y no sólo en Madrid. Las relaciones esporádicas son cada vez más normales, incluso con el consentimiento de la propia pareja. El caso más evidente es el del famoso carnaval de Rio de Janeiro, donde hombres y mujeres que conviven a lo largo de todo el año juntos, pactan por esos días llevar una vida propia. Para ellas no hay problemas a la hora de dar rienda suelta a sus caprichos sexuales con otros hombres, la mayoría más jóvenes, pero ellos, al final, acaban acudiendo a los servicios de escorts que acuden a la ciudad durante esos días.

Cuando hace unos años, estos pactos entre parejas, no se realizaban formalmente, a estos carnavales, se les denominaba “la fiesta del cornudo”.

 

Acompañantes para las fiestas privadas

 

Pero siempre el mundo escorts y los carnavales han ido de la mano. Hace años con mucho hermetismo, debido a las convicciones religiosas y sociales, y no solo Madrid y Barcelona han sido las ciudades donde tras las máscaras se ocultaban preciosas acompañantes de lujo.

La ciudad de San Sebastián es uno de los puntos más activos a la hora de celebrar fiestas en esta época. Sus organizadores e invitados son personas acomodadas de la sociedad vasca que acuden puntualmente a estas celebraciones siempre en la compañía de una bella escort de lujo. El hecho de ir disfrazados con máscaras, hacen que se produzcan intercambios de parejas, a lo que las chicas acceden con toda naturalidad. Unas fiestas privadas que han permanecido siempre vivas gracias a la discreción tanto de sus invitados como de las bellas acompañantes de lujo.

Por otro lado, ha habido iniciativas de convertir los famosos carnavales de Cádiz y Tenerife, en un destino de fiesta sexual. Pero la propia idiosincrasia de estas tradicionales fiestas que han hecho famosas a las dos ciudades en todo el mundo, no permiten que sean precisamente localidades donde el sexo sea lo más importante.

A pesar de que en ambos casos son ciudades acogedoras. La fiesta se vive en las calles, y son más propias del pueblo que las hace posible que convertirlas en un destino donde el sexo de pago pueda florecer.

Carla Mila

http://www.carlamila.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *