Escorts y caricias húmedas

Cuando una escort de Madrid ofrece a sus amantes ocasionales una buena dosis de caricias húmedas no está más que diciendo que los preliminares del encuentro predominarán los besos; pero besos de todo tipo y en todas partes.

La lengua es sin duda nuestra mejor arma tanto para dar como para recibir placer, y si esta se pone a disposición de la piel de nuestro amante, este sentirá una serie de sensaciones cómplices, tan sólo las que una puta de lujo sabe ofrecer. Y es que aquellos prejuicios sobre que las escorts no besan, ya quedaron atrás.

No hay que olvidar que junto con la yema de los dedos, la lengua es el la zona más sensible de nuestro cuerpo, pero también puede ser la más hábil.

Muchas parejas olvidan que en esos besos y caricias húmedas está el secreto de la verdadera compenetración y entrega pasional. Limitando sólo el contacto de ambos miembros a los pasionales besos en la boca, o a la a veces obligada felación o cunnilingus. Pero además de nuestros labios y nuestros genitales, queda todo un camino de placeres si sentimos besos húmedos por todas las partes de nuestro cuerpo. El cosquilleo que provocan es además un perfecto estimulante, una fuente de sensaciones eróticas que conducen a la excitación más exacerbada.

 

Besos terapéuticos

 

Esta claro que mientras más se bese una pareja, sea con una escort o no, la complicidad será mayor. A través de los besos comunicamos miles de intenciones y adivinamos perfectamente las de nuestros amantes.

Es como el termómetro de la relación, ya que así como vamos dando o recibiendo esos besos acompañados de caricias nos vamos dejando guiar por el sendero de la pasión.

Además de unir aun más el vínculo, sobre todo con escorts, que no dejan de ser mujeres desconocidas, sirve para ejercitar las glándulas más sensibles de nuestro organismo. Nos referimos al conjunto de células especializadas que denominamos yemas gustativas, cubiertas de una membrana con protuberancias, las papilas, cuyo poder se concentra en las múltiples terminaciones nerviosas, táctiles y sensoriales. Segregan la saliva suficiente para que los besos siempre sean húmedos, y por lo tanto fuente de placer para ellas y para ellos.

Y es que cuando una escort besa, lo hace de verdad.

Carla Mila

 

http://www.carlamila.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *