Escorts Madrid y zonas erógenas masculinas

Si una chica que ejerce en Madrid como escort de lujo aún no sabe cuales son las zonas más erógenas de los hombres, pues está claro que no debería dedicarse a esto. O dicho de otra manera, no es ni escort.

Las acompañantes de lujo, entre otras virtudes, son las mejores amantes que todo hombre puede soñar. Su presencia es ya de por si un lujo, entendiendo que estar a su lado es disfrutar de mil y un encanto que desprenden; jovialidad, juventud, alegría, saber estar, y como no, autenticas diosas del sexo. Sus maneras no son las mismas que cualquier mujer brinda a su pareja, y esto lo corroboran los propios clientes que buscan siempre en ellas aquello que no reciben en la intimidad con sus parejas.

Una ruta por los puntos más erógenos del cuerpo del hombre, es siempre todo un reto para una escort, que cautivará sin duda a quien ha demandado sus servicios.

Pero como si estuviéramos describiendo un encuentro, vayamos por partes, no si antes mencionar de nuevo la importancia de los preliminares en el sexo, que sin duda conducirán a un magnífico orgasmo. Por ello, las escorts de lujo de Madrid, prefieren recorrer el cuerpo masculino “haciendo las paradas más obligadas”.

Ruta por los sentidos

El cuello, al igual que en las mujeres, suele ser la primera zona. Besos, caricias, rozarlo suavemente con los labios o con la lengua es sin duda alguna garantía de un buen comienzo. A muchos hombres no sólo les fascina, sino además se sorprenden, ya que por lo general, las mujeres que hasta ahora han conocido no pasan de los besos en la boca.

Pero si lo que se desea es seguir jugando con los labios, que mejor que jugar con su labio inferior y la barbilla; algo sugerente, sensual y muy excitante.

Pero continuemos nuestro camino sin bajar aún a otras zonas más íntimas. Ahora turno para los oídos, si, lo has leído bien. Y es que no hay nada comparable a escuchar susurros eróticos a la vez que se muerden suavemente los lóbulos de los oídos. En este punto, desde luego no hay quien se resista.

Y entre besos, caricias comenzará una pasión desenfrenada que terminará por masajear al hombre su cuero cabelludo, aumentado la intensidad, en plena excitación, ya que suele ser en ese punto cuando ellos reclaman su imperiosa necesidad de acaricias los bellos pechos de la escort.

Pero también sus pezones, y aunque muchos no lo sepan, son zonas altamente erógenas, que si saben besar, mordisquear y jugar con ellos sentirán un placentero cosquilleo que no olvidarán jamás.

Pero la ruta del placer continua, y ya que mejor que llegar a su pene ya excitado para los preparativos de lo que luego será un verdadero sexo oral, tratando con suavidad glande y testículos.

Nada de prejuicios con una escort

No podemos dejar de lado una zona de alto voltaje, y nos referimos a la que no todos conocen, aquella que en la mayoría de los casos jamás ha sido excitada, y que no es otra que su punto P, o punto prostático, situada justo detrás de los testículos.

Llegados a ese casi final de nuestro viaje más sensitivo, podremos decir que el hombre que experimente todas estas sensaciones, y más que desencadenarán en la postura que elijan, habrá sentido el autentico placer del sexo.

Muchas mujeres son grandes amantes capaces de controlar situaciones de este tipo para contentar a sus parejas, pero pocas como las escorts de Madrid, para poner en práctica estas intensas armas sexuales.

Carla Mila

http://www.carlamila.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *