Escorts Madrid, armas de seducción

No todo es belleza entre las chicas que se hace llamar escorts de lujo de Madrid. Los hombres cada vez más no buscan sólo las curvas perfectas y los servicios más sexuales, sino que en su encuentros prefieren a autenticas damas. Señoritas que además de ser sensuales, divertidas, educadas y discretas, sepan tratarles con cariño.

Muchos de los clientes que recurren al sexo con acompañantes de lujo suelen acabar demasiado pronto lo que es el acto en sí, y en la mayoría de los casos no suele haber una “segunda intención”. Por eso en esos tiempos posteriores, como en los anteriores al cercano encuentro sexual desean que la mujer se vuelque en él tanto en mimos como en detalles. A veces, esto se valora más que los momentos sexuales por sí mismos, ya que si se ha sentido un buen amante, también le gusta mantener una relación emocionalmente completa, aunque sea por una hora.

Pero desde luego ellas, las verdaderas acompañantes de Madrid, si saben como por ejemplo mantener el sentido sensual en todo momento. Cuando se trata de una cena, donde finalmente acabará en la habitación de un hotel o en un domicilio o apartamento, no olvidan nunca que además de mantener una conversación amena y divertida, mostrar también ese lenguaje no verbal que dominan a la perfección.

 

Escorts, sensualidad en todo momento

 

En primer lugar es un verdadero arte hacerles sentir en todo momento que son ellos quienes controlan la situación. Por ello una verdadera acompañante de lujo acabará cenando donde quiera, tomando una copa en su lugar favorito, pero siempre dejando a él la elección. Las maneras de darles la vuelta a las iniciativas de los hombres, son tan sutiles que a veces parecen decisiones suyas.

Jugar con su propio cuerpo es también una de las habilidades que más dominan las escorts, pero siempre con mesura, sensualidad y discreción. Por ejemplo algo que les encanta a los hombres, y que casi pasa desapercibido es el juego con enredar el pelo entre los dedos suavemente, enroscando mechones y mostrándose así verdaderamente sensuales y femeninas a la vez.

Pero no es sólo el cabello lo que una mujer debe tocarse, ya que está más que demostrado que un signo de seguridad en sí mismas que les encanta a los hombres, es también tocarse a si mismas su piel. Esto no sólo sube la autoestima de quienes están en su compañía, sino de ellas mismas. Es un acto que cala en el subconsciente del hombre de tal manera, que la atracción va totalmente creciendo.

 

Picardía y erotismo

 

También un sensual cruce de piernas, en el momento oportuno es de los gestos más sexys que los hombres puedan admirar. No se trata al estilo “Instinto Básico”, ni tampoco hacerlo constantemente, sino en esos instantes tan delicados, y siempre con discreción.

Por último, además de la sonrisa, el morder siempre un poco los labios de manera sexy es un gesto que les vuelve locos. Pero también insistimos, como gesto delicado, alguna vez que otra y siempre de manera comedida.

Este lenguaje llamado no verbal, es el que conducirá a un encuentro sexual cercano y cálido, ya que en el hombre se establecen una serie de vínculos de confianza y deseo a la vez con la acompañante de lujo con la que charló, cenó o tomó una copa.

Estos preliminares pueden llegar a ser un verdadero arte de conquista, insinuación y disfrute para el hombre. Pero tan sólo las verdaderas escorts de lujo lo dominan, y es eso lo que las diferencia del resto de chicas que pretenden auto-denominarse así.

Carla Mila

http://www.carlamila.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *