Escorts de Madrid, tatuajes y piercings

Escorts de Madrid,tatuajes y piercings


La mayoría de las escorts de Madrid están de suerte. La Estigmatofolia. Con este extraño nombre se bautiza a las personas que se sienten atraídas por tatuajes y piercings, crece día a día.

Y es que no hay porqué engañarse, la mayoría de las fotos de las escorts de Madrid están retocadas con el fin de que esos particulares tatuajes y que en multitud de ocasiones están adornando sus cuerpos, están ocultos utilizando la técnica del photoshop. No hay nada que más identificaría a la escort que sus fotos se publicaran sin retocar, ya que así no se preservaría nunca su identidad personal y todo el mundo podría saber a que se dedica la chica.

Pero esa doble vida de la que hemos hablado en múltiples ocasiones, cada vez intenta ser más difícil de descubrir por el círculo familiar y social que rodea a las escorts de Madrid. Por ello y nunca con ánimo de engañar, las chicas piden expresamente a sus fotógrafos que quiten de las imágenes cualquier detalle por las que puedan ser identificadas, y los tatuajes desde luego ocupan la primera preocupación de cualquiera de las escorts de Madrid.

En el segundo lugar están los piercings, pero la facilidad con que se pueden quitar antes de una sesión fotográfica hace que el problema sea menor. En el caso de que cueste quitarlo, serán las técnicas fotográficas, las encargadas de ocultarlas.

Pero en realidad tanto una cosa como la otra están teniendo más adeptos a los servicios sexuales de las escorts de Madrid, que detractores.

Y es que parece que ha nacido una nueva parafilia, o por lo menos el despertar de ella. La Estigmatologia, o deseo sexual incontrolable por mujeres tatuadas y con piercings.

En su definición hay que añadir que es propia de personas que no sienten más deseo que con las personas portadores de tatuajes, piercings e incluso cicatrices. Pasando totalmente inadvertidas en su vida sexual aquellas que carecen de cualquier marca, sea o no de nacimiento.

Para ellos el placer no se centra en la penetración, sino como en otras parafilias, en el deseo de estar acompañados de escorts de Madrid tatuadas y con piercings.

Esta excitación y atracción por chicas como las que hemos descrito es propia de hombres menores de cuarenta años, que en el caso de los piercigs buscan que estén colocados en zonas determinadas, como puedan ser los genitales, pezones, lengua y labios. Lugares donde las escorts de Madrid suelen tener sus más íntimos piercings con el fin de poder tener unas relaciones sexuales mucho más intensas y placenteras.

Carla Mila.

http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *