Escorts de lujo, una forma de vida

¿Alguna vez se han planteado como es la vida de una escort de lujo de Madrid? Pues quizá en muchos aspectos estén en lo cierto, pero en otros seguramente equivocados. Veamos.

Ser acompañante de lujo no necesita de una dedicación plena, ese es el pequeño límite entre una puta de lujo profesional o la que se dedica digamos que a “tiempo parcial”.

Es decir, para muchas es su “modus vivendi”, mientras que para otras supone un trabajo que compagina con estudios o con el que recibe la nómina a final de mes. Por eso en el mundo escort podemos distinguir quienes son las chicas que con continuas citas con clientes son la base de su economía o aquellas que simplemente supone una actividad más esporádica que les gusta y por las que obtienen un dinero extra todos los meses.

 

Escorts Madrid profesionales y amateurs

 

En cualquier caso, las llamadas profesionales para poder entendernos, acaban siendo independientes. Ellas mismas cuidan su imagen, sus fotos, su blog, sus anuncios y el lugar donde tienen lugar los encuentros. Han pasado por agencias, pero siempre quieren más trabajo, más independencia y que nadie les lleve su agenda, sino que ellas mimas organizan su tiempo y hasta el lugar donde se ofrecen como escorts.

Por otra parte, las que digamos que no son profesionales, pero desde luego son igual de válidas para este trabajo son las que no dedican 24 horas al día a estar pendiente del teléfono. Desde universitarias, azafatas, modelos, chicas cam, hasta altas directivas, se ofrecen a agencias dejando siempre bien claro su disponibilidad.

Como vemos son dos perfiles totalmente distintos, no tienen nada que ver, pero en ambos casos el fin es el mismo, sea de una manera u otra.

 

La seguridad de trabajar con una agencia de escorts

 

Para muchas la confianza que da una agencia de escorts de Madrid, que organiza sus sesiones de fotos, sus llamadas y velan por su seguridad, podrá reportarles unas cantidades más que decentes, y no por ello quieren dar el paso a ser una profesional que se dedique en exclusiva a atender a caballeros.

De una u otra manera, las exigencias para llegar a ser una buena escort de lujo son las mismas. Discreción, educación, buenas maneras, belleza, y sobre todo ser una mujer sexy y un tanto aventurera.

Carla Mila

http://www.carlamila.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *