Escorts brasileñas en Madrid

Las chicas brasileñas que ejercen de escort en Madrid son por lo general mujeres muy simpáticas, llenas de alegría, y grandes amantes del sexo. No hay que olvidar que Brasil es un país donde el sexo es algo muy importante para la población, ocupando el segundo lugar después de México con mayor número de relaciones sexuales a diario.

Quizá porque desde muy jóvenes se acercan a descubrir los secretos más recónditos del sexo, son mujeres liberadas de prejuicios por completo, a las que les rodea siempre un aura de sensualidad de las que permanecerán siempre orgullosas y cuidarán por no perderla.

Pero las escorts brasileñas, que nunca pasan de moda, no son siempre como las mulatas de Copacabana que estamos acostumbrados a ver por televisión. En realidad Brasil es casi un continente debido a la enorme extensión que ocupa y la mezcla entre antiguos descendientes de conquistadores y colonos ha producido que entre su población podamos ver chicas de todos los tonos de piel, color de ojo, complexión e incluso forma de ser.

Aquellas que proceden de las provincias como Río de Janeiro o Sao Paulo no suelen tener nada que ver con sus vecinas del sur como es el caso de las escorts de Salvador de Bahía, donde al ser una ciudad meramente esclavista en su pasado, aún podemos ver multitud de mulatas de todos los tonos a cual más bella.

 

Escorts de Madrid simpáticas y bellas

 

Las de Rio viven por y para su cuerpo. Generaciones de ellas han pasado por el quirófano para aumentar sus pechos y redondear aún más sus nalgas. El carnaval es algo más que una fiesta, por lo que una inmensa mayoría tienen cuerpos espectaculares que les gusta lucir en cualquier ocasión. De ahí las imágenes de las chicas que pasean por las playas turísticas con ridículos bikinis por llamarlo algo.
Un minúsculo tanga y pequeños triangulitos para tapar los pezones.
Pero jamás en top-less, algo que paradójicamente está prohibido en el país.

Durante la década de los ochenta Brasil se convirtió en uno de los paraísos sexuales del Mundo. Turistas llegados de todo el mundo sólo para y por mantener relaciones con las llamadas garotas las cuales les conquistaban a su llegada y no se separaban de ellos hasta su regreso. No olvidemos que el sexo para las brasileñas es algo tan importante como el comer, por lo que por lo general, sean escorts o no lo repiten en varias ocasiones diarias.

También por aquellos tiempos, y atraídas por la cantidad de turistas que viajaban al país con el fin de hacer su agosto. Las autoridades tuvieron que controlar las entradas de mujeres procedentes de otros países como el caso de Uruguay.

En cualquier caso, el Gobierno lanzó una verdadera cruzada contra todos los que pretendían crear clubs o locales con chicas escorts produciendo una emigración de chicas hacia muchos países del mundo, el nuestro entre ellos.

En Madrid es constante la llegada de chicas brasileñas que desean ser escorts de lujo.
Cualidades físicas no les falta, simpatía tampoco, y el idioma es un obstáculo que se suele salvar a los dos años más o menos desde su llegada.

Son chicas muy cariñosas, para muchos clientes quizá demasiado, pero es que viven sus citas con la intensidad de un encuentro de novios. Les gustan los besos, las caricias, dar masajes y en los preliminares son muy tiernas.

En España la mujer brasileña llegó a ser un ícono de la sensualidad, sobre todo aquellas que eran mulatas, pero los gustos se han ido decantando más por aquellas que no lo son. Las rubias brasileñas son ahora la opción donde se aúnan las características de la mujer brasileña con el cabello dorado.

Suelen ser grandes conversadoras y a veces dan la imagen de cierta candidez algo que sí enamora a los hombres, pero por ello no dejan de ser escorts discretas que es lo que más se les demanda.

La alegría con la que estas chicas afrontan la vida llega a contagiar a quien demanda sus servicios, por lo que por lo general, las citas con mujeres brasileñas son, además de algo un poco exótico siempre más que placentero.

Carla Mila

http://www.carlamila.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *