Escort y sesiones fotográficas

Llegó la época de que muchas escorts de Madrid renueven sus book. Con la llegada del buen tiempo, que no tardará ya mucho, ya que la primavera está aquí, las sesiones saldrán de los fríos platós para la búsqueda de nuevos e idílicos parajes donde fotógrafo y escorts puedan estar en perfecta armonía para realizar sensuales tomas.

A nuestro entender, siempre son más atractivas aquellas fotos donde se sugiere más que se enseña, ya que hay maneras de mostrarse a quienes desean buscar una verdadera acompañante de lujo. A veces no son los desnudos integrales lo que mejor funciona.

En cualquier caso, y en la mayoría de los casos por desconocimiento y otras por descuido, se suelen producir una serie de accidentes que provocan que algunas escorts que lo que pretenden es no ser reconocidas, si lo sean por pequeños detalles.

Es importante que todas las prendas y complementos que se usen para la sesión no sean del uso común de la chica. Con esto nos referimos a que muchas de ellas se sienten bien con cierta ropa, lencería o algún que otro complemento. Quizá precisamente por lo bonito sea también algo llamativo, y fácil de reconocer por el propio entorno de la chica; y esto lógicamente le puede ocasionar ciertos problemas.

 

Fotos siempre lo más naturales posible

 

La técnica del photoshop puede ser una buena herramienta para eliminar pequeñas cicatrices o los llamados antojos de nacimiento, pero para poco más. Algo que cualquier cliente comprenderá y no afectará ni mucho menos a su belleza natural.

Su abuso puede convertir a una modelo en otra completamente diferente, y se entiende que tapar la cara no es otra cosa que preservar su intimidad.

También los tatuajes pueden ser algo delatador, pero el hecho de taparlos, es como borrar del cuerpo la propia personalidad de la escort. A muchos hombres les encanta y por el contrario a otros les horroriza.

Sobre los piercings viene a ocurrir algo parecido, pero con la diferencia de que no son ni mucho menos eternos. No es lo mismo uno pequeño en la zona del ombligo o zonas más intimas, que algunos en la nariz, labio o varios en la parte superior de la oreja.

Normalmente quien busca una acompañante de lujo, para pasar una velada romántica o que sea su pareja en actos, eventos o incluso viaje, no desea una mujer repleta de tatuajes por brazos y piernas, por lo que el hecho de taparlos en su conjunto no deja de ser algo que sin duda el cliente rechazará al no haberlo observado en las fotos.

La naturalidad debe brotar de cada instantánea, ser lo más fiel a la realidad,que desprenda la esencia de la escort, y a pesar de que no podamos en la mayoría de los casos observar sus bellos rostros, entender que esa parte es algo exclusiva de quienes requerirán sus servicios.

Carla Mila

http://www.carlamila.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *