¿Cuándo fingen las escorts ?

Como ya hemos comentado en alguna ocasión las chicas escorts de Madrid gozan de cada una de sus relaciones, y lo hacen de manera pasional, entregada y jamás miran el reloj si ellas no han logrado el clímax.

Sería algo incomprensible dedicarse a ser una escort de lujo y no disfrutar del sexo que cada cita les brinda. Podemos decir, que además del dinero, es su mayor deseo, tener una tórrida relación donde sus cuerpos sientan los más placenteros momentos.

No tener la disponibilidad de querer gozar y alcanzar el mejor de los orgasmos, seria una actitud que menos que extraña, ya que los cuerpos excitados conducen al placer, pero siempre el de los dos.

Sin embargo a veces, sí, ellas mismas reconocen que han desempeñado el papel de fingir, pero siempre muy a su pesar.

Las escorts de Madrid si fingen

Las podemos resumir en varios y concretos puntos.

En primer lugar sucede cuando sus ocasionales amantes no han hecho absolutamente nada por lograr que al menos entren en calor. En la mayoría de las ocasiones no es así. Los hombres disfrutan de los preliminares, y cada vez más, algo que siempre eleva la temperatura y va conduciendo a un sexo placentero. Y ellas como no, también se van alterando en estas pautas eróticas. Pero existe un número prácticamente insignificante de hombres, que deciden ir al grano, es decir querer practicar el coito sin muchos preámbulos.

Todos sabemos que, por lo general, la mujer necesita un poco más de tiempo para su excitación total, que los hombres, y si se da el caso de que este además tiene cierta prisa por eyacular y poco más, es imposible que la chica escort pueda llegar al orgasmo ante tal situación. Es ahí cuando por no herir el ego de su amante, la escort termina fingiendo de una manera casi altruista.

En segundo lugar y puntualmente, los miedos e inseguridades pueden ser la causa. A veces las escorts que se inician conservan aún una serie de miedos que les impide gozar de lleno del momento, ya que todo lo que está pasando por su mente, les impide concentrase y entregarse al deseo más pasional.

Como tercer punto, podemos citar el deseo de ellas mismas de auto-excitarse. Si, en el diálogo sexual de las relaciones a un hombre les encantan los gemidos, los susurros que provocan en ellos un deseo irrefrenable por complacerlas, por lo que puede que el recurso de fingir en un momento dado, avive aún más la relación.

Y por último, pero también de manera puntual, fingen para terminar el coito.

A veces se da el caso de que algunos hombres tardan demasiado, más de lo habitual, y fingir desesperadamente es la única manera de ayudarles a eyacular. Ellas ya llegaron al clímax en varias ocasiones, pero aguantar tanto tiempo puede llegar a ser doloroso además de cansino.

El mundo escort no tiene secretos, y si los hay, desde este espacio, se los vamos desvelando, pero nos reafirmamos en lo que decíamos al principio; las escorts no fingen, sino que gozan tanto o más como aquellos que reclaman sus servicios.

Carla Mila

http://www.carlamila.es

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *