Clientes perfectos y putas de lujo

Clientes perfectos y putas de lujo

Sí, la edad de los hombres que acuden al reclamo de las putas de lujo importa, los clientes perfectos, también existen para las escorts que prestan sus servicios. Y la inmensa mayoría coinciden con ese idílico perfil. Alrededor de 35 años, casado y educado. Para ellas, el cliente ideal.

Como vemos no es mucho pedir, pero esos tres factores suelen coincidir con hombres que para sus encuentros son los preferidos, sus clientes perfectos.

A los 35 años los hombres empiezan a tener un grado de madurez que hace que ante todo el respeto hacia la mujer sea manifiesto en todos los sentidos.
Además no sólo buscan sexo por sexo, sin más. Son más atentos, se preocupan de que las putas de lujo con las que comparte un determinado tiempo se encuentren también disfrutando en todos los sentidos, y como no en el sexo. Suelen ser hombres expertos, entregados, respetuosos y lo más importante muy discretos. Lo que se dice los clientes perfectos

El hecho de que estén casados es otro factor que hace más sencillo el trabajo de las putas de lujo. Normalmente no tienden a confundir sus sentimientos, con lo que la parte emocional solo juega un pequeño papel. Pero no por ello no cesan en buscar una cierta complicidad que les permita tener la confianza necesaria para posteriores visitas. A través de charlas, las putas de lujo los van conociendo, saben lo que les gusta y lo que no, y como no sus pretensiones.

Normalmente suelen tener un poder adquisitivo suficiente para varias citas al mes,
algo que chicos más jóvenes carecen y hacen todo lo posible para que la compañía de putas de lujo se pueda convertir en una fiesta donde todo es posible. A veces intentan realizar servicios no pactados, es el sexo el único nexo entre ambos y además carecen de las formas necesarias para un correcto trato hacia una mujer.

¿Y sobre los más mayores?. No suelen ser clientes maleducados, a excepción de algún fanfarrón con dinero. Pero si es cierto que las formas son cuidadas, el respeto va por delante y casi les caracteriza un cierto sentido de protección debido a la edad de las jóvenes putas de lujo.

Sexualmente, como todos los hombres de su generación, no suelen preocuparse por el placer que la mujer sienta, ya que no suelen entender mucho sobre ello porque quizá nunca estuvieron pendiente de esos “detalles”. No son lo que ellas llaman clientes perfectos

Carla Mila
http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *