Acompañantes de lujo y situaciones comprometidas

Acompañantes de lujo y situaciones comprometidas

En multitud de ocasiones aquellos hombres que solicitan la compañía de acompañantes de lujo de Madrid, desean pasar más que un rato en la habitación de un hotel o apartamento. Quieren en realidad compañía, salir, pasarlo bien, y qué mejor manera de hacerlo con escorts que suelen ser mucho más jóvenes que ellos.

Una velada íntima suele ser lo idóneo. Pasar unas horas hablando, conversando con acompañantes de lujo; chicas preparadas (normalmente universitarias) antes de dirigirse al lugar donde intimarán más aún.

Pero a veces, y muy a su pesar, son sorprendidos por aquellos que menos esperan. Desde compañeros de trabajo, amigos con sus respectivas parejas, vecinos, y hasta la persona que menos esperan coincidir.

En multitud de ocasiones esas coincidencias son fruto de la elección del restaurante donde desean mantener una bonita velada con las acompañantes de lujo.

Ante la creencia de que todo será más discreto acuden precisamente a lugares de renombre donde ya estuvieron con anterioridad, no arriesgando a ir a otros. En ellos se sienten más seguros, confían en la discreción del personal y saben que disfrutarán de una buena mesa en la mejor compañía.

Las propias acompañantes de lujo nos cuentan cuales son las excusas más comunes aderezadas como no, por los nervios de la situación.

La gran mayoría recurren a motivos laborales
. “Os presento a la agente de publicidad que va a llevar nuestra próxima campaña”, y eso a veces delante de compañeros que saben que no es precisamente su cometido. O la más clásica, “Aquí estoy con la hija de unos buenos amigos de fuera que ha venido a pasar unos días a Madrid. Mi mujer no ha podido venir”.

Y lo menos creíble es cuando este tipo de situaciones se producen en fines de semana, donde las excusas parecen no valer tanto.

La diferencia de edad es el factor más determinante que hace que la pareja sea cliente-acompañante de lujo
. Por este motivo se han puesto de moda las mujeres más mayores. Sí, las que superan los cuarenta triunfan en este tipo de servicios. Pero también hay un problema, muchas de ellas por su larga trayectoria como acompañantes de lujo son conocidas en todos los lugares. Y ahí si que no hay excusas.

Carla Mila
http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *