De acompañantes de lujo a ricas empresarias

De acompañantes de lujo a ricas empresarias

Muchas de las chicas que ejercen como acompañantes de lujo no suelen más que tomarse este trabajo como algo temporal hasta que finalicen sus carreras universitarias, realicen cursos de post-grado y puedan al menos compaginarlo con un trabajo para posteriormente abandonar su paso por el mundo escort. Pero otras sin embargo aprovechan el ambiente el que se mueve para poder aprender aún más de sus clientes.

Banqueros, economistas, abogados, son algunos de los profesionales que más demandan sus servicios como acompañantes de lujo no sólo con fines sexuales
, sino también para que se hagan pasar por sus parejas en cenas o comidas de negocios, eventos o importantes fiestas.

A la larga esto hace que su experiencia en el mundo empresarial se vaya contagiando de tal manera que muchas de ellas darán el paso de acompañantes de lujo a empresarias.
Sus ahorros conseguidos como acompañantes serán el primer gran pilar para embarcarse en la aventura empresarial. Y es que las verdaderas acompañantes de lujo tienen más cabeza que gastar todo lo que ganan.

También la relación con poderosos clientes del mundo de la empresa es una gran ventaja
. Además de aprender mucho de ellos ejerciendo como acompañantes de lujo la inmensa mayoría de estos amantes ocasionales no tendrán ningún problema a la hora de ayudarlas como asesores profesionales.

Existe una especie de comportamiento paternal por parte de muchos de ellos. Un vínculo emocional que les une tras repetidos encuentros
. Saben que siempre podrán contar con su compañía en todos los afectos, pero además desean afianzarla con la inestimable ayuda para dejar de estar todo el día ejerciendo como escort y llevar, según ellos, una vida más próspera.

Normalmente la primera idea es montar su propia agencia de escorts de lujo. La experiencia ya la tienen desde el otro lado, sólo tienen que contar con acompañantes a su cargo y promocionarlas entre sus propios clientes.

Pero si lo que desean es olvidarse de este mundo son las franquicias, comercios de ropa y complementos de lujo su mayor pasión, seguidos de pequeños gimnasios, o academias de idiomas. Además ya cuentan con una curiosa clientela, sus propios clientes que no saben que regalar a sus mujeres. ¿Paradójico no?.

Carla Mila
http://www.carlamila.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *